La lengua española es compleja. La dificultad de su gramática con el amplio número de tiempos verbales, la gran cantidad de palabras homónimas, o la influencia de otras lenguas como el inglés, hace que a menudo se comentan errores, tanto en la escritura como en el habla. Pero estas equivocaciones no solo son propias de los estudiantes de español, sino que muchos hispanohablantes incurren con frecuencia en las mismas faltas.

¿Cuáles son los errores más comunes en el uso del español?

Confusión en la ortografía con algunas palabras homófonas y parónimas

  • Ahí, ¡Ay!, hay: la primera es un adverbio de lugar, la segunda una interjección que expresa dolor o sorpresa y la tercera es la forma impersonal del presente de indicativo del verbo haber.
    • Ahí están las llaves del coche.
    • ¡Ay! Me acabas de pisar.
    • Hay mucha gente en esa discoteca.
  • Haber, a ver: La primera puede ser un infinitivo o un sustantivo y la segunda, por lo general expresa expectación o interés por saber algo, y va normalmente precedida de una interrogativa indirecta; o también se usa para llamar la atención del interlocutor al que se le va a realizar una pregunta u ordenarle algo. A ver también equivale a claro o naturalmente.
    • En el supermercado debería haber un vigilante de seguridad.
    • Mi amiga tiene en su haber tres viviendas. 
    • A ver cuándo nos vamos de vacaciones
    • A ver, enséñame las manos. 
    • Pero, ¿te han despedido ?- ¡A ver! Mi jefe me ha dicho que no venga más a trabajar.
  • Porque, por qué, porqué: la primera es una conjunción subordinante, la segunda es una secuencia formada por la preposición por y el interrogativo o exclamativo qué (introduce oraciones interrogativas y exclamativas, directas e indirectas) y la tercera es un sustantivo masculino que significa ‘causa o motivo’.
    • No apruebas porque no estudias. 
    • ¿Por qué no vienes a comprar conmigo? 
    • ¡Por qué ciudades más bonitas vamos a viajar!
    • Ya entenderás el porqué de todo los consejos que te da tu madre.
  • Que, qué: el primero puede ser una conjunción o un pronombre relativo y el segundo es un pronombre interrogativo o exclamativo.
    • El año que viene nos vamos al Caribe. 
    • ¡Qué tonterías dices!
  • allá, haya, halla: la primera es un adverbio de lugar; la segunda puede referirse a un árbol, a la primera persona del subjuntivo del verbo haber, o a la forma de este verbo como auxiliar junto a otros verbos en subjuntivo también.  Halla es la forma de la tercera persona del singular del presente de indicativo, o la segunda persona (tú) del singular del imperativo, del verbo hallar(se), que significa ‘encontrar(se)’.
    • No sabemos que hay más allá de la vida.
    • Ojalá le haya salido bien la entrevista de trabajo.
    • El Palacio de Carlos V se halla en la Alhambra.

Empleo inadecuado de algunos tiempos verbales

  • Uso erróneo del subjuntivo en lugar del pretérito perfecto simple.

Este es otro de los errores frecuentes en el uso de la lengua española. Algunos hablantes de español cuando expresan una acción que ocurrió en pasado, utilizan el presente de subjuntivo en lugar del pretérito perfecto simple. 

Por ejemplo: “Ayer nos bañemos en la playa”. La forma correcta es “Ayer nos bañamos en la playa”.

  • El uso de fuera o fuese en lugar de hubiera o hubiese.

Este error es común en los estudiantes de español, pero también en los propios hablantes nativos. No es raro escuchar a alguien decir por ejemplo: «Si yo fuera hecho la maleta a tiempo, no habría llegado tarde a la estación».

Para referirse a una acción del pasado que tiene lugar antes que otra acción, debemos usar el pluscuamperfecto de subjuntivo (se forma con el auxiliar del verbo “haber” en pretérito imperfecto del modo subjuntivo, seguido del participio del verbo principal). 

Ejemplo:

«Ojalá hubiera traído las llaves de mi coche, así no tendría que coger el autobús.»

Es erróneo el uso de fuera o fuese porque estas palabras son las flexiones del imperfecto de subjuntivo de los verbos ser e ir. Un ejemplo de su uso correcto sería:

Si fuera madre tendría más preocupaciones.  (Del verbo ser).

Si yo fuese a París cumpliría uno de mis sueños. (Del verbo ir).

  • Empleo del gerundio con sentido de posterioridad.

Este es un fallo que encontramos no en el lenguaje de la calle, donde al fin y al cabo es común detectar la mayoría de faltas, sino que a menudo vemos en prensa textos como el siguiente escritos por periodistas:

 «El pasado martes hubo un incendio en la fábrica resultando heridas 10 personas». 

Por influencia del inglés, es habitual su uso en este sentido. Pero es incorrecto ya que el gerundio se utiliza para expresar anterioridad o simultaneidad pero nunca posterioridad.

Abuso de la mayúsculas

Otro de los errores más frecuentes en el uso de la lengua española es el empleo de mayúsculas cuando no procede. Esto se debe a causa del influjo del inglés, donde se usan las mayúsculas con mayor asiduidad.

  • Mayúscula inicial en los nombres de meses, días de la semana y estaciones. Este es un error frecuente, pero salvo que la puntuación lo exija, los nombres de estaciones, meses y días de la semana se escriben con minúscula inicial. «En verano todos los sábados del mes de julio voy a la playa.
  • Mayúscula en todas las palabras que forman parte del título de una obra. Podemos afirmar que este el error más habitual de todos los citados. También se produce por la influencia del inglés ya que en esta lengua todas las palabras del título se escriben con mayúsculas. Pero en español no es así, la norma ortográfica indica que se escribe con mayúscula «La primera palabra del título de cualquier obra de creación (libros, películas, cuadros, esculturas, piezas musicales, programas de radio o televisión, etc.); el resto de las palabras que lo componen, salvo que se trate de nombres propios, deben escribirse con minúscula». Además, toda la escritura del nombre de la obra va en cursiva y no entre comillas (otro error habitual que encontramos en el medio digital principalmente).

Además de la letra inicial, solo llevarán mayúsculas las palabras del título que se correspondan con nombres propios de personas, apellidos, divinidades o los nombres propios geográficos.

Sirva como ejemplo el uso correcto de la escritura de los siguientes títulos:

Poeta en Nueva York, Entre dos aguas, Gran hermano, Julia en la onda.

Escritura de signos de admiración e interrogación solo al final.

En el español los signos de admiración e interrogación deben colocarse tanto al principio como al final de la oración. Esta norma es propia solo de la lengua española, pero por ahorro en la escritura de caracteres en internet y por influencia de otros idiomas, encontramos frecuentemente oraciones exclamativas e interrogativas escritas solo con el signo al final. ¡Ten cuidado con esta norma! El español es una lengua única, así que , ¿por qué no usas los dos signos al principio y al final de la oración?

Hasta aquí algunos de los errores más frecuentes en el uso de la lengua española, incluso para los nativos. Pero no son los únicos. Presta mucha atención a la escritura, esta es nuestra mejor carta de presentación, tanto a nivel formal como informal. Como escribimos dice mucho de nosotros, y si conocemos la norma, ¿por qué no la aplicamos?

Si quieres aprender español con los mejores profesionales, ven a estudiar a ÉLECE.

Holiday idioms

Trucos para pensar en otro idioma

Españolizar palabras inglesas